Foto de huevos con rostros pintados

Invirtiendo en tiempos volátiles.

Mike Tyson es uno de los boxeadores más exitosos de la historia. Durante su carrera peleó en 58 combates, de los cuales ganó 50; y 44 de esas peleas las ganó por K.O. En la primera ocasión cuando Tyson iba a pelear contra Evander Holyfield, un periodista le preguntó si estaba preocupado por Holyfield y su plan de pelea. Tyson respondió; «Todos tienen un plan hasta que los golpean en la boca». 

Esa frase de Tyson es aplicable a muchas situaciones cuando las emociones y el estrés de una situación negativa nos apabulla y nos impulsa a actuar de forma errática.

Cuando se quiere lograr algo, tener un plan de acción es buena idea. Aunque tenerlo no garantiza el éxito, especialmente si es un plan rígido. Lo óptimo es tener un plan flexible que se pueda ajustar en el camino de acuerdo con las circunstancias del momento.

Esa pelea entre Tyson y Holyfield la ganó Holyfield, a pesar de que Mike era por mucho el favorito. ¿La clave de la victoria de Holyfield? Él mismo lo explicó diciendo que se apego a su plan pero que cuando fue necesario lo ajustó para adecuarlo a la forma como Tyson estaba peleando y así finalmente ganarle. 

Esto se aplica al mundo de las inversiones. El que invierte sin un plan, básicamente está apostando, y seguramente terminará perdiendo dinero. El que invierte de acuerdo con un plan pero no lo ajusta en ninguna circunstancia, probablemente obtendrá resultados subóptimos. Aquellos que tienen un plan de inversión para guiarlos en el corto, mediano y largo plazo; que es flexible para poder adecuarlo a situaciones cambiantes suelen obtener los mejores resultados. 

***

La receta para obtener buenos resultados de inversión

Para obtener buenos resultados como inversionista son necesarias al menos cuatro condiciones: 

  • Que existan buenas oportunidades de inversión (lo cuál no depende del inversor).
  • Habilidad para identificar y evaluar las oportunidades existentes.
  • Recursos y medios que posibiliten la inversión.
  • Temperamento emocional para actuar adecuadamente.

De las tres condiciones que dependen directamente del inversionista, la del temperamento emocional es la más difícil de formar y sostener.

Las emociones (ej., euforia, miedo) hacen que hasta el más habilidoso y adinerado inversionista cometa errores. 

Opinar acerca de cuáles inversiones son buenas o malas, o de cuando es el mejor momento para comprar o vender es fácil cuando no se tiene dinero en juego. Pero cuando se tiene “skin in the game” el juego es totalmente diferente.

Cuando es tu dinero el que está en riesgo y observas como el valor de tus inversiones sube o baja, y experimentas la sensación de euforia o pánico en carne propia, tu capacidad de tomar buenas decisiones cambia. Esas emociones logran desconcertar a muchos. La sensación de perder dinero es especialmente dolorosa. Y es en esos momentos donde muchos inversionistas abandonan su plan, o de tenerlo no lo ajustan, y cometen los peores errores.

***

Una mirada al pasado

La década de 1920 fue una de crecimiento económico y prosperidad generalizada en Norte América y Europa. Ese crecimiento estuvo impulsado por la recuperación de las naciones luego de la finalización de la Primera Guerra Mundial. Durante esa década el consumo de bienes y servicios (ej., electricidad, radio, automóviles, cine) aumentó de manera importante. Así mismo en esos años hubo un boom en los sectores de la aviación, construcción, las artes, la música y otras. En fin, durante la década 1920 la civilización occidental dió un salto significativo hacia la modernidad.

La manera como finalizó esa década de expansión y lo que sucedió a continuación fue dramático, y traumático. La Gran Depresión, como se llama el periodo comprendido entre 1929 y finales de la década de 1930, fue el periodo de contracción más grande que ha experimentado el mundo. Naturalmente, los años de la Gran Depresión fueron, dependiendo de cómo se vea, algunos de los peores o mejores de toda la historia para los inversionistas. 

La Gran Depresión fue una época de terribles resultados para los inversionistas que entraron al mercado los meses anteriores a septiembre 1929 (cuando el mercado bursátil alcanzó su pico). Asimismo, fue una época extraordinaria para los que invirtieron en los meses alrededor de julio de 1932 (cuando el mercado bursátil tocó fondo y comenzó a subir nuevamente de manera sostenida).

Si bien en Fivent estamos convencidos de que tratar de adivinar cuando el mercado alcanzará su pico o fondo para comprar o vender es un esfuerzo inútil, porque sencillamente no hay manera de saber cuándo eso pasará, en general sí hay maneras de saber cuándo un mercado es más o menos atractivo para entrar o salir. Una buena estrategia de inversión permite tomar decisiones en base a las señales que el mercado envía en circunstancias cambiantes.

Como mencioné anteriormente, la parte más difícil de poder hacer cambios a nuestras estrategias de inversión de una manera racional radica en el control de las emociones. Especialmente, en momentos en que nuestras emociones son puestas a prueba de una forma extraordinaria.

A manera de ejemplo, te invito a acompañarme a viajar al pasado. Específicamente a los días entre el jueves 24 de octubre y el viernes 01 de noviembre de 1929. A continuación presento la primera página del periódico The New York Times de esos días. Leyendo los titulares y noticias escritos acerca de los eventos que ocurrieron en el mercado bursátil de Nueva York aquellos días, nos permite entender mejor lo extraordinario que fueron esos días para los inversionistas. El mundo nunca había vivido algo igual. 

A medida que leas los titulares, pregúntate ¿cómo crees que te hubieses sentido tú siendo un inversionista con dinero metido en el mercado o con dinero listo para ser invertido? ¿Hubieses tomado buenas decisiones? O ¿habrías sucumbido ante la tremenda presión?

Jueves 24 de octubre de 1929

PRECIOS DE ACCIONES SE DESPLOMAN POR VENTAS MASIVAS, PÉRDIDAS SUMAN MILES DE MILLONES 
Asustados por la disminución de los precios de las acciones durante el último mes y medio, miles de accionistas liquidaron sus acciones en el mercado ayer por la tarde en una avalancha de ventas que provocó una de las caídas más grande de la historia.”
Viernes 25 de octubre de 1929

LA PEOR CAÍDA DEL MERCADO BURSÁTIL FUE DETENIDA POR LOS BANCOS; NEGOCIACIÓN DE 12.849.650 ACCIONES INUNDAN AL MERCADO; LÍDERES SE REÚNEN, CONSIDERAN QUE LAS CONDICIONES SON SÓLIDAS 
Confianza en la solidez del mercado bursátil, a pesar de las caídas de los últimos días, fue expresada anoche por banqueros y otros líderes financieros. El ánimo de los líderes de algunas de las instituciones bancarias más grandes y los ejecutivos del sector industrial era entusiasta, y existe la impresión de que lo peor ya ha pasado. Wall Street acabó el día con una mentalidad optimista. La opinión de los corredores de bolsa era unánime en que las ventas de los días anteriores se salieron de control no por ninguna debilidad en el mercado sino porque el público se alarmó por las caídas en la bolsa de las últimas semanas.” 
Sábado 26 de octubre de 1929

EL MERCADO BURSÁTIL SE CALMA Y ACCIONES SUBEN; BANQUEROS SE COMPROMETEN A DAR SOPORTE CONTINUO; HOOVER DICE QUE LOS FUNDAMENTOS DE LOS NEGOCIOS SON SÓLIDOS  
El orden volvió a Wall Street luego del caos de ayer. Alentados por las afirmaciones de los principales banqueros e industriales de que la posición financiera del país es fundamentalmente sólida, el mercado abrió estable y luego tuvo fluctuaciones pequeñas pero uniformes durante un día de negociación no muy lejos de un día normal.”
Domingo 27 de octubre de 1929

ACCIONES SE MANTIENEN FIRMES 
Después de una de las semanas más desastrosas de su historia, el mercado bursátil ayer volvió a la normalidad. El mercado estuvo más calmado y los precios se mantuvieron firmes sin evidencia de soporte artificial.” 
Lunes 28 de octubre de 1929

WALL STREET TRABAJA EL DÍA DE DESCANSO PARA PONERSE AL DÍA CON LABORES PENDIENTES 
Wall Street, generalmente tan desierta y silenciosa los domingos como un cementerio campestre, bullía de actividad ayer mientras los banqueros y los corredores de bolsa se esforzaban por poner sus oficinas en orden después de la semana más agotadora de la historia.”
Martes 29 de octubre de 1929

LOS PRECIOS DE LOS ACCIONES BAJAN $14.000.000.000 POR ESTAMPIDA DE VENTAS EN TODO EL PAÍS 
La segunda avalancha de ventas en cuatro días golpeó el mercado bursátil ayer. Ocurrió repentina y violentamente después de que los tenedores de acciones se sintieran confiados por la subida del mercado del viernes y el sábado.”
Miércoles 30 de octubre de 1929

ACCIONES COLAPSAN, PERO SUBIDAS AL FINAL DE LA JORNADA ANIMAN A LOS CORREDORES DE BOLSA; BANQUEROS OPTIMISTAS, AYUDA CONTINUARÁ 
Los precios de las acciones prácticamente se derrumbaron ayer, con grandes pérdidas en el día de negociación más desastroso en la historia del mercado bursátil.
 
Las principales acciones recuperan de 4 a 14 puntos en los 15 minutos de la jornada.
 
Banqueros creen que la caída ha terminado y recomiendan comprar.”
Jueves 31 de octubre de 1929

LAS ACCIONES SUBEN EN DÍA DE FUERTE REPUNTE 
Ayer las acciones subieron con prisa, cuando la ola de ventas por pánico de los dos días anteriores disminuyó el mercado rápidamente ganó equilibrio y estabilidad…fue una subida vigorosa y boyante que duró desde la apertura hasta el cierre del mercado.”
Viernes 01 de noviembre de 1929

ACCIONES SUBEN OTRA VEZ POR AVALANCHA DE COMPRAS 
Bajo el ímpetu de un enorme volumen de órdenes de compras en el mercado, ayer los precios de las acciones subieron vigorosamente e hicieron nuevos avances hacia la completa estabilización del mercado.”

Para poner en perspectiva la historia del mercado bursátil durante la Gran Depresión, considera los siguientes datos:

  • El Dow Jones alcanzó su pico de 381,17 el 3 de septiembre de 1929. Colapsó el 28 y 29 de octubre de 1929, cayendo desde 301 hasta 230. Una caída de 23,6%.
  • Un año después de alcanzar su pico, El Dow Jones cerró en 237,54; eso es un 37,3% inferior a su nivel del pico. 
  • El Dow continúo cayendo hasta el 8 de julio de 1932, cuando tocó su fondo a un nivel de 41,22; lo cual es un 89,2% inferior al nivel alcanzado en su pico 2 años y medio antes.
  • El Dow Jones no superó los 381 puntos alcanzados el 3 de septiembre de 1929 hasta el 23 de noviembre de 1954, 25 años después.
  • Al 23 de noviembre de 1954, el valor del Dow era más de 9 veces superior a los 381 puntos que alcanzó el 8 de julio de 1932, cuando tocó fondo.

Como notarás, los resultados obtenidos por un inversionista en la época pudieron ser extraordinariamente malos, o buenos. La misma situación se ha repetido una y otra vez a través de los años. Y continuará siendo así.

Las figuras 1 y 2 muestran los días de mayores variaciones porcentuales positivas y negativas que ha experimentado el índice Dow Jones en su historia.

Figura 1: Mayores Ganancias Porcentuales Diarias del Índice Dow Jones, 1882 – 03/2020
Figura 2: Mayores Pérdidas Porcentuales Diarias del Índice Dow Jones, 1882 – 03/2020

Usualmente, los años en los que el Dow Jones ha experimentado mayores retornos anuales han sido los posteriores a los años de retornos más bajos. Y viceversa. Las figuras 3 y 4 muestran los años con mejores y peores resultados anuales experimentados por el Dow Jones.

Figura 3: Mejores años del Índice Dow Jones
Figura 4: Peores años del Índice Dow Jones

¿Cómo resumir entonces el aprendizaje de estas lecciones? Warren Buffett tiene una forma sencilla de explicarlo, “Ten miedo cuando otros sean avariciosos, y sé avaricioso cuando otros tengan miedo”.

La clave está en si el inversionista será capaz de salir del mercado prudentemente luego de años de importante crecimiento, y si será capaz de entrar en el mercado cuando el panorama luce gris y negativo.

La mejor manera que conozco para poder hacer algo lo más parecido a lo anterior, es el tener una estrategia de inversión lo suficientemente rígida para guiarse en todo momento, y que al mismo tiempo es lo suficientemente flexible para poder ajustar las decisiones de inversión a las circunstancias.

Si quieres aprender más acerca de los fundamentos para diseñar tu estrategia de inversión, Fivent pronto pondrá a tu disposición su guía de inversiones.

Infórmate, analiza y actúa.

Un comentario

Deja una respuesta